Inicio / Aprendiz / El Mandil

El Mandil

El Mandil dentro de nuestros Augustos Misterios tiene su origen desde las más antiguas costumbres hebreas y egipcias, se usaban durante los trabajos materiales de construcción de edificios, monumentos, templos y demás construcciones de arte en materia de Arquitectura, es decir, desde la Masonería Operativa hasta ser adoptado por la Masonería Especulativa siglos más tarde.

La palabra Mandil se deriva de la voz latina ‘Mantile’ y se refiere a un trozo de tela impermeable se que sujeta al cuerpo a la altura de la cintura por medio de una cuerda o cinta. Puede ser de diferentes tamaños y formas y sirve para proteger las ropas del individuo que lo usa durante sus trabajos.

El simbolismo del Mandil de Masón ha sido tratado de distintas formas por autores de todas las obediencias, tomando en cuenta su tamaño, su forma, color, adaptación al cuerpo, así como del uso ancestral que de él se ha hecho. Como dije anteriormente, Egipcios y Hebreos así como Celtas, Esenios entre otros, utilizaron mandiles ceremoniales semejantes a los que conserva la tradición Masónica.

El Mandil es la prenda más fácil de relacionar con la Masonería, desde mi primer contacto con ella, la imagen de esta prenda me revoca inequívocamente a nuestra Institución. Siempre que escuchaba la palabra Masonería lo primero que se me venía a la mente era el Mandil, y siempre me pregunte para que lo utilizaban.

La tradición marca que el Mandil de Aprendiz de Masón debe ser de piel de cordero blanca, de forma cuadrada con una babeta triangular. Se le debe colocar un ribeteado color celeste, del mismo tono que debe ser la cinta con que se fija al cuerpo. Por la parte trasera debe ser de seda color negra, este lado del Mandil será utilizado en Tenidas Fúnebres. La piel de cordero blanca simboliza la inocencia y la pureza, cualidades y virtudes que la Masonería busca y distingue en sus iniciados.

Dentro de los muchos significados, el Mandil es símbolo del trabajo, actividad que dignifica al hombre, lo ayuda a crecer, a realizarse y así, de esta forma, lograr ser útil y hacer el bien a la humanidad. “El esclavo puede maldecir su trabajo forzado, pero al hombre libre le repugna la ociosidad; experimente la necesidad de desplegar su actividad y encuentra dicha en una acción constante, fecunda y útil a mayor numero”.

En el 3er Capítulo del libro de Génesis, versículos 20 y 21, el Eterno hizo para el hombre y su mujer vestidos de piel y con ellos los vistió y les dijo: he aquí al hombre como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora pues, que no alargue su mano y tomen también del árbol de la vida, y coman, y vivan para siempre. Después de esto los echo del edén para que trabajaran por si solos la tierra. “Dichos vestidos de piel que aquí se hace mención, simbolizan el cuerpo físico del hombre, del cual se reviste la conciencia individualizada (Adán) y su reflejo personal (Eva) al ser enviados desde el estado de beatitud edénica (el mundo mental o interior) sobre la tierra (o realidad objetiva) para trabajarla, o expresar en ella sus cualidades divinas”.

El Mandil que recibimos, y con el cual nos revestimos todos los Francmasones, es un emblema del mismo cuerpo físico con el cual venimos a trabajar sobre la tierra, con el objeto de adquirir aquellas experiencias que nos transformarán en artistas verdaderos y acabarán por darnos el magisterio o dominio completo sobre nuestro mundo.

Es cuanto.

Victor Soto.

Te puede Interesar

UN SABIO SIN LUZ.

Para saber y contar, y contar para aprender, hubo una vez en un país no …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *